Los antibióticos no son siempre la solución.


Los antibióticos no son siempre la solución

Los antibióticos no pueden combatir las infecciones virales, como los resfriados, la mayoría de los dolores de garganta y bronquitis y algunas infecciones de oído. Los antibióticos innecesarios pueden causar futuras infecciones resistentes a esos medicamentos.

Peligros de la resistencia a los antibióticos

 ¿Sabía usted que...?

  • La resistencia a los antibióticos es una de las amenazas de salud pública más apremiantes en el mundo.
  • Los antibióticos son la herramienta más poderosa que tenemos para combatir las enfermedades mortales de origen bacteriano, pero su uso puede tener efectos secundarios.
  • El uso en exceso de los antibióticos aumenta la aparición de bacterias resistentes a esos medicamentos.
  • Los pacientes, proveedores de atención médica, administradores hospitalarios y responsables de formular políticas deben trabajar juntos para poner en marcha estrategias eficaces que mejoren el uso de los antibióticos y, en última instancia, logren mejorar los cuidados médicos y salvar vidas.

 

Los resfriados y muchas otras infecciones de las vías respiratorias superiores, al igual que algunas infecciones de oído, son causadas por virus, no por bacterias. Si se usan los antibióticos con mucha frecuencia para tratar afecciones que no pueden curar (como resfriados u otras infecciones virales), pueden dejar de ser eficaces contra las bacterias, que es cuando usted o su hijo realmente los necesita. Desde hace años, la resistencia a los antibióticos (cuando ya no pueden curar las infecciones bacterianas) ha sido motivo de preocupación y se considera una de las amenazas de salud pública más críticas a nivel mundial.

Los esfuerzos de los pediatras han logrado en los últimos años que menos niños reciban antibióticos innecesarios, pero su uso inadecuado sigue siendo un problema. El uso generalizado inapropiado y en exceso de los antibióticos sigue favoreciendo el aumento de bacterias resistentes a esos medicamentos. 

Esto significa que la próxima vez que usted o su hijo realmente necesite un antibiótico para tratar una infección bacteriana, es posible que no sirva.

Si usted o su hijo tiene una infección viral como un resfriado o dolor de garganta.

Tomar antibióticos cuando usted o su hijo tiene un virus puede causar más daños que beneficios. De hecho, los antibióticos son la causa más común de la llegada de niños a emergencias debido a los efectos adversos. Las mejores opciones de tratamiento para usted o su hijo pueden ser descansar, tomar líquidos y tratarse con medicamentos que se venden sin receta médica.

Sepa cuándo es adecuado tomar antibióticos: para combatir las infecciones bacterianas. Si se toman para tratar infecciones virales, como el resfriado, la mayoría de los dolores de garganta, la bronquitis aguda y muchos tipos de sinusitis e infecciones de oído:

  • No curarán la infección,
  • No evitarán que usted contagie a otras personas,
  • No ayudarán a que usted o su hijo se sienta mejor y pueden ocasionar efectos secundarios dañinos e innecesarios.

Lo que no se debe hacer

  • No exija que le receten antibióticos cuando el médico dice que no son necesarios.
  • No tome antibióticos para las infecciones virales como los resfriados o la mayoría de los dolores de garganta.
  • No tome un antibiótico que le hayan recetado a otra persona. Ese antibiótico puede no ser el adecuado para tratar su enfermedad o la de su hijo. Tomar el medicamento equivocado puede demorar el inicio del tratamiento correcto y facilitar la multiplicación de las bacterias.

Si su médico le prescribe un antibiótico para una infección bacteriana:

  • No se salte dosis.
  • No guarde ningún antibiótico para la próxima vez que usted o su hijo se enferme.

Lo que debe hacer…

El hecho de que su médico no le recete antibióticos, no significa que usted no esté enfermo. 
Hable con su médico sobre el mejor tratamiento para su enfermedad o la de su hijo. Para que usted o su hijo se sienta mejor cuando tenga una infección en las vías respiratorias superiores:

Recuerde: hay riesgos cuando se toma cualquier medicamento de venta con receta. Los antibióticos solamente se deben tomar cuando un médico determina que son necesarios. Pregúntele a su doctor o al farmacéutico cuáles son las opciones de medicamentos que se venden sin receta que pueden ayudarlo a aliviar los síntomas.

 
  •  Aumente el consumo de líquidos.
  • Descanse mucho.
  • Use un humidificador de vapor frío o una solución salina nasal en aerosol para aliviar la congestión nasal.
  • Alivie el dolor de garganta con trocitos de hielo, aerosol para garganta irritada o pastillas para la garganta (no les dé estas pastillas a los niños pequeños).

Sepa cómo tomar sus medicamentos

Hoy en día, existe una gran variedad de medicamentos. La medicina es de gran ayuda, pero ningún medicamento es totalmente inocuo. A continuación se ofrecen algunos consejos para reducir las posibilidades de tener problemas y para que sus medicamentos produzcan el mejor efecto. 

 

 Pregúnte lo siguiente:

  • ¿Por qué tomo este medicamento?
  • ¿Por cuánto tiempo debo tomarlo?
  • ¿Cuándo comenzaré a sentirme mejor?
  • ¿A qué problemas debo prestar atención?
  • ¿Qué hago si tengo problemas o efectos secundarios?
  • ¿Cuándo debo tomar este medicamento?
  • ¿Debo tomarlo con el estómago vacío o con las comidas?
  • ¿Puedo tomar bebidas alcohólicas con el medicamento?
  • ¿Qué hago si me olvido de tomar una dosis?

 Conozca el medicamento

  • ¿Cuál es la marca comercial? ¿Tiene el medicamento algún otro nombre?
  • ¿Cómo se ve el medicamento? Observe el color, la forma y el envase. Si se ve diferente la próxima vez que lo compra, pregunte por qué se ve distinto. Podría tratarse del medicamento equivocado.

 Lea la etiqueta

  • Averigüe cuáles son los componentes del medicamento. No lo tome si es alérgico a alguno de ellos. Consulte a su médico, personal de enfermería o farmacéutico si puede cambiar el medicamento.
  • No tome dos medicamentos con ingredientes similares o idénticos.
  • No tome dos medicamentos para el mismo problema salvo que su médico, personal de enfermería o farmacéutico se lo recomiende.
  • Lea las advertencias con cuidado.

 Siga las instrucciones

  • No deje de tomar los medicamentos.
  • No tome más que la dosis sugerida.
  • No comparta los medicamentos.
  • No tome un medicamento a oscuras. Es muy fácil equivocarse.

 Haga una lista de todos los medicamentos que usa

  • Anote el nombre de todos sus medicamentos recetados.
  • Incluya también los medicamentos sin receta médica.
  • No olvide anotar vitaminas, minerales, hierbas, aminoácidos y cualquier otro producto.
  • Lleve la lista a su médico, farmacéutico, o personal de enfermería.

 ¿Cómo se siente?

  • Si no se siente mejor o siente que empeora, llame al médico o a la clínica. Tal vez necesite otro medicamento o una dosis distinta.

FDA US. Food and drug administration 
http://www.fda.gov/ForConsumers/ByAudience/ForWomen/FreePublications/ucm126351.htm