Importancia de la salud bucodental y comunicación con el adolescente.


En el periodo de la adolescencia se produce la estructuración de la personalidad del individuo, a través de intensas transformaciones en los aspectos corporales, psicológicos y en sus relaciones. En ella el individuo experimenta los mejores índices de salud y vitalidad lo que le permitirá realizar sus tareas en la edad adulta. Pero es un período de riesgo para la Salud bucodental. Sin embargo, se sabe que las enfermedades bucales prevalecientes pueden prevenirse con medidas de auto cuidado y de protección específica. 

Las acciones relacionadas con Salud bucodental en la adolescencia deben desarrollarse para proporcionar al adolescente una mejor calidad de vida, no sólo en esa etapa, sino para el resto de su vida.

La salud bucodental se determina por diversos factores, sin embargo diversos investigadores mencionan que la 
dieta, higiene, hábitos, uso de alcohol, estrés, valores, entorno familiar, entorno social, educación, deportes y trauma dental como los principales en un adolescente. 

Enfatizar en la necesidad de difundir una política de alimentación saludables en escuelas, como medio efectivo de promover la salud bucodental debe ser una prioridad en cada una de las escuelas, pues se sabe que la alimentación de los adolescentes en la escuela es cariogénica y acidogénica, debido a la gran oferta de snacks, refrescos y carbohidratos fermentables.

Esta comprobado que los buenos hábitos adquiridos a temprana edad y desarrollados como un patrón conductual como la higiene bucodental, ayudará a mantener sus dientes libres de caries. 

La motivación que lleva a los adolescentes a realizar sus hábitos de higiene, es la cuestión del mal aliento, o la vergüenza, factores que están asociados al contacto con sus amigos, amigas, novio o novia. La resistencia al uso del hilo dental se observa entre los jóvenes, pues apuntan la dificultad de su uso por la habilidad exigida, y la necesidad de entrenamiento, además de la pereza en adoptarlo como recurso de rutina. Así es que el uso del hilo dental sólo ocurre en situaciones especiales, como fiestas de fin de semana.


Esta comprobado que los buenos hábitos adquiridos a temprana edad y desarrollados como un patrón conductual como la higiene bucodental, ayudará a mantener sus dientes libres de caries.

La motivación que lleva a los adolescentes a realizar sus hábitos de higiene, es la cuestión del mal aliento, o la vergüenza, factores que están asociados al contacto con sus amigos, amigas, novio o novia. La resistencia al uso del hilo dental se observa entre los jóvenes, pues apuntan la dificultad de su uso por la habilidad exigida, y la necesidad de entrenamiento, además de la pereza en adoptarlo como recurso de rutina. Así es que el uso del hilo dental sólo ocurre en situaciones especiales, como fiestas de fin de semana.

Sobre la percepción de los dientes, las relaciones entre la,particularmente la salud bucodental, son complejas y abarcan dimensiones sociales, culturales y psicológicas, con eso se entiende por que la mayoría de los adolescentes mencionan la importancia de los dientes sólo por la estética; sin embargo es uno de los puntos donde podemos estimularlos para su cuidado, refuerzo o adquisición de hábitos.

Se sabe que el joven está dirigido para los aspectos estéticos de su cultura como forma de comparar su cuerpo con un modelo. Teniendo su imagen perjudicada, el adolescente puede perder su autoestima haciendo con que esto interfiera en sus relaciones personales, además que eventualmente llega a producir sentimientos de inferioridad.


Un mal habito son perforaciones bucales a pesar de su popularidad, la perforación bucal puede causar complicaciones como infecciones, hemorragia incontrolable y daños en los nervios. Además, usted puede ahogarse accidentalmente con los aretes, las barras o las argollas, y la joyería de metal puede astillar o quebrar los dientes y dañar las encías. Si está considerando realizarse una perforación bucal cosmética, comuníqueselo a su dentista él podrá ayudarlo a tomar las decisiones más seguras.

Otro punto importante en los adolescentes sin importar el género son los trastornos de la alimentación,tanto la bulimia (ingesta compulsiva y vómitos) como la anorexia (temor desmesurado a aumentar de peso) son trastornos serios que erosionan el esmalte dental y afectan directamente el aspecto de los dientes. Si bien un odontopediatra puede corregir el esmalte deteriorado de los dientes, él no trata el trastorno de alimentación en sí. Este trastorno pone en peligro la vida y requiere el abordaje de temas psicológicos sobre la imagen que el paciente tiene de sí mismo y el autocontrol.

El odontopediatra debe ser consciente de la responsabilidad de educar a sus pacientes para la salud bucodental, principalmente a los jóvenes, dando las herramientas necesarias para alcanzar este objetivo. Y la estrecha comunicación entre Padres e hijos.


Para propiciar una buena comunicación entre padres, maestros, odontólogos y el adolescente, se pueden tener en cuenta las siguientes sugerencias:

  • Transmitir mensajes claros, que eviten los malos entendidos y la confusión y que faciliten poder cultivar una relación de confianza y sensación de control entre los miembros de la familia, escuela o la practica en el consultorio dental.
  • Hacer que el adolescente se sienta escuchado, mostrarle interés y atención y darle la oportunidad de exponer su opinión, evitando los discursos unidireccionales. Es importante terminar las frases con expresiones que inviten a mantener la comunicación (como, por ejemplo, “¿qué piensas tú?”).
  • Dar importancia a los temas de los que habla, teniendo en cuenta que para él, en su momento vital y situación, pueden ser temas fundamentales.
  • Se debe tener en cuenta que es más probable que un adolescente busque hablar con alguien que sepa que respetará su intimidad, no divulgará la información tratada y no se molestará o escandalizará si se le cuenta algún secreto o confidencia.
  • Es importante dedicar tiempo exclusivo para el adolescente, por ejemplo acompañándole a algún lugar o compartiendo con él alguna actividad de su interés, dentro de la que tenga la posibilidad de expresarse, si lo desea.
  • No se debe entrar en diálogos forzados o interrogatorios que no respeten la intimidad del chico o su deseo de no hablar en ese momento. Es aconsejable aprovechar ocasiones en las que éste se muestre accesible o en las que se produzca un clima favorable para una comunicación natural, estableciendo una relación basada en la confianza y la proximidad emocional.

Dr. José Alberto Hachity Ortega


Bibliografía:


1. Teng O, Narksawat K, Podang J, Pacheun O. Oral health status among 12-year-old children in primary schools participating in an oral preventive school program in Phnom Penh City, Cambodia, 2002. Southeast Asian J Trop Med PublicHealth 2004; 35:458-462.

2. Vignavajah S. Oral health knowledge and behaviours and barriers to dental attendance of school children and adolescents in the Caribbean island of Antigua. Int Dent J 1997; 47: 167-172.

3. Oliveira ER, Narendran S, Williamson, D. Oral health knowledge, attitudes and preventive practices of third grade school children. Pediatr Dent 2000; 22: 395-400.

4.Matthias RE, Atchison KA, Lubben JE, De Jong F, Schweitzer SO. Factors affeting self-ratings of oral health. J Public Health Dent 1995; 55: 197-204.