Limpieza dental y el embarazo. La importancia para la Mamá y el bebé.




Hoy sabemos que el estado de una madre durante el embarazo tiene consecuencias en el crecimiento del bebé, lo que no todos saben, es que también tienen consecuencias en el desarrollo dental. Los dientes de leche o dientes temporales, empiezan su formación en la sexta semana de gestación. De esta manera influye la alimentación de la madre durante el embarazo en el bebé y en el desarrollo de los dientes. Toda mujer embarazada debe  poner mucha atención en esto: en primer lugar su alimentación; comer alimentos que contengan calcio, hierro, carbohidratos, proteínas, glúcidos y vitaminas; segundo: platica con tu ginecólogo, este, será el responsable de transmitir la mayor orientación durante todo el proceso del embarazo; tercero: hidratarse, la ingesta de líquidos o jugos naturales es una fuente rica en vitaminas y cuarto: relajarse, el íntimo contacto que se establece entre la madre y el bebé es importante para el desarrollo del mismo.

A medida que el bebé va creciendo, los órganos de la madre van sufriendo una compresión, entre ellos por ejemplo la vejiga, que limita su capacidad de almacenamiento de orina, razón por la cual la embarazada va al baño con más frecuencia. Igual pasa con el estómago, al estar comprimido, su capacidad de almacenar alimentos disminuye, por lo cual la futura mama se siente satisfecha con menor cantidad de comida, el problema es que debe comer más seguido, aumentando con esto los momentos de desmineralización dental.

La nutrición del bebé llega al mismo a través del torrente sanguíneo de la madre, el cual debe hacer un trabajo extra, que es realizado por el corazón, por lo cual durante el embarazo aumenta en reposo la cantidad de latidos de la madre en aproximadamente 10 por minuto.  Esto hace que la futura mama se sienta más cansada de lo habitual aumentando las horas de sueño y por consiguiente disminuyendo la producción de saliva. 

  • Cambios en la flora bucal.

En el embarazo cambian muchas cosas para una futura madre. Primero que nada y lo más obvio es el cuerpo. Estos cambios afectan la flora intestinal a través de la nueva composición de hormonas del cuerpo en una mujer embarazada. Las hormonas del embarazo y el incremento en la cantidad de sangre y una presión arterial alta, pueden por ejemplo: aflojar a los dientes, por eso a partir de ese momento y de manera muy fácil pueden sangrar las encías y de esa manera las bacterias esconderse e inflamar las encías hasta llegar a una enfermedad periodontal, caries, o quizá hasta la pérdida de piezas dentales. Aquellas futuras madres que presentan náuseas y vómitos, el ácido clorhídrico proveniente del estómago, colabora en la desmineralización de las superficies dentarias. 

  • Tips de limpieza.

Por las razones mencionadas, los cambios son necesarios. Por ejemplo, la técnica de limpieza dental, para hacer un cepillado más cómodo hay que tomar en cuenta las siguientes recomendaciones: utilizar un cepillo dental suave o mediano y limpiar de forma más suave que lo habitual. Esto ayuda a las delicadas encías y las refuerza a través de un masaje suave. Ahora es muy importante, que después de cada comida se laven la boca (lengua, carrillos, paladar y dientes), aunque haya sido muy poco lo que comió. Algunas mujeres reaccionan durante el embarazo a los diferentes sabores y/o olores, si esto te sucede, debes usar una pasta sin mentol. Y si usted pertenece al grupo de mujeres que presentan vómitos frecuentes, no empiece la limpieza bucal después de haber vomitado, porque los ácidos del estomago dañan el esmalte de los dientes y si los lava podría lastimarlos usted misma. Lo mejor es enjuagar su boca primero con agua potable y esperar alrededor de una media hora y después lavar con pasta dental y cepillo. Dulces y bebidas edulcoradas se deben evitar en este tiempo lo más posible.

Dr. José Alberto Hachity Ortega