Acúmulo de microorganismos en el cepillo dental.

Es muy común escuchar sobre el cambio del cepillo dental cada 3 meses, pero es difícil escuchar sobre los gérmenes que se pueden acumulan en los cepillos dentales. Diferentes estudios han comprobado que hay más bacterias en la boca que en cualquier parte del cuerpo, y que algunas de ellas pueden depositarse en el cepillo dental, debido a la humedad que existe en el mismo, independiente del lugar donde se guarda el cepillo dental. 

Aunque algunos estudios han demostrado que varios microorganismos pueden crecer en los cepillos de dientes después de usarlos, no está comprobado clínicamente que sumergir un cepillo de dientes en un enjuague bucal antibacteriano o usar un desinfectante comercial tenga un efecto positivo o negativo sobre la salud. Si bien estos productos no son nocivos y los estudios realizados por las diferentes compañías demuestran su eficacia a la hora de eliminar gérmenes, no son necesarios para prevenir su diseminación. Se pueden usar métodos sencillos para limitar la diseminación de gérmenes en cepillos de dientes.

Según el Centro para el Control de Enfermedades (CDC), un simple régimen de cuidado para los cepillos de dientes es suficiente para eliminar a la mayoría de los microorganismos y limitar la propagación de enfermedades.  

El mismo CDC da algunos tips para mantener en perfectas condiciones su cepillo y evitar la propagación de microorganismos.

  • Lave bien sus manos con jabón y agua  antes de cepillar sus dientes o usar hilo dental.
  • Después de cepillarse, enjuague su cepillo con agua,  secarlo con una toalla de algodón  y guardarlo en un portacepillos dentro de un gabinete o cajón, nunca en el baño. 
  • No cubra ni guarde su cepillo de dientes en un lugar cerrado hasta que no se seque por completo. Un ambiente húmedo podría estimular el crecimiento de bacterias.
  • No comparta el cepillo de dientes con nadie.
  • No guarde los cepillos de dientes de forma que pudieran entrar en contacto con gérmenes y diseminarlos.
  • Cambie su cepillo cada tres meses. Los cepillos de dientes se desgastan y pierden efectividad a la hora de realizar su higiene bucodental.
  • Después de un resfrío u otra enfermedad, cambie su cepillo de dientes para prevenir el contagio.