Lo que debo saber sobre la fiebre en los niñ@s.


En los niños la temperatura corporal oscila entre 36 y 37.5º En climas calurosos ó a mediodía es un poco más alta y en climas fríos ó en las madrugadas es un poco más fría.En esencia la fiebre no hace daño, es solamente un aviso de que hay un problema, ya sea por hidratación, infección, exceso de ropa, etc. Sin embargo, como la fiebre pone muy irritables a los niños(as) y les hace perder líquidos, es por ello que acostumbramos bajarla un poco.

La fiebre significa un aumento de la temperatura corporal. Habitualmente inicia con escalofríos, hay palpitaciones, respiraciones rápidas, irritabilidad o somnolencia, las palmas y plantas frías y sudoración.
Si tu hijo tiene fiebre,  hay 3 formas básicas para bajar la fiebre: 

  • La más sencilla es quitarle la ropa al niño, en una habitación sin corrientes de aire frío. Con esto se controlan muchas fiebres
  • Si persiste con calentura se le puede dar un baño completo con agua tibia, tratando de que permanezca 15 a 20 minutos “jugando” en el agua. En los niños (as) mayorcitos también pueden usarse compresas frías en la cabeza, mojando una toalla en agua helada, exprimiéndola y cubriendo toda la cabeza. Cada 2 minutos se moja nuevamente la toalla, se exprime y se coloca, repitiendo el procedimiento hasta bajar la fiebre.
  • Se le pueden dar los medicamentos antitérmicos prescritos por su Pediatra.
Es importante para el control de la fiebre dar a beber líquidos al paciente y tenerlo desnudo o con la menor ropa posible. Posteriormente, al examinar al paciente, el Pediatra diagnosticará el origen de la fiebre y dará el tratamiento necesario.

 LO QUE NO DEBE HACERSE CON EL PACIENTE CON FIEBRE:

  • NO  darle baños de alcohol
  • NO bañarlo con agua fría
  • NO exponerlo a corrientes de aire frío
  • NO abrigarlo aunque tenga escalofríos   
  • NO lo automedique con antibióticos

Aproximadamente el 5 % de los niños menores de 5 años pueden convulsionar cuando tienen fiebre. Los ataques siempre toman por sorpresa y desprevenidos a los padres, pero casi siempre son pasajeros y sin ninguna consecuencia. La conducta a seguir será la usual en todo tipo de convulsiones: acostar al paciente para que no se haga daño, mantener libres las vías respiratorias, aflojar la ropa y si vomita o tiene flemas, voltear la cabeza hacia un lado. En caso de que la crisis convulsiva sea desencadenada por fiebre, se debe disminuir la temperatura con baño completo con agua tibia o dejando al niño desnudo o con la menor ropa posible y aplicar compresas frías en toda la cabeza. 

En la mayoría de las ocasiones, las crisis ceden por sí solas en pocos minutos.  Siempre conviene observar atentamente: el tipo de movimientos del enfermo, también si orina o si defeca, si hay salivación, desviación de los ojos, la coloración de la piel, la duración de la crisis, etc. Toda esta información será muy valiosa para el médico que lo atienda más adelante. En caso de que no cedan las convulsiones, deberá llevarse al paciente a un Servicio de Urgencias avisándole a su Pediatra
 

 Recuerde:

  • La fiebre es un mecanismo natural de defensa de nuestro organismo ante diversas causas.
  • Los antibióticos no bajan la fiebre.
  • No automedique a sus niños. Solo déle antitérmicos prescritos por su Pediatra.
  • Muchas infecciones comunes son virales y no requieren antibióticos.
  • Su Pediatra es quien debe hacer un diagnóstico y establecer el tratamiento correcto.
Dr. José Alberto Hachity Ortega